Bolígrafos personalizados

Hay 2 productos disponibles

Cómo hacer bolígrafos personalizados

Aunque vivimos en la era de la tecnología, nunca está de más llevar siempre encima papel y boli para poder hacer anotaciones rápidas. Ahora puedes crear originales bolígrafos personalizados para eventos, como regalos publicitarios y publicaciones o como detalles con invitados de bautizos, comuniones, bodas u otros eventos.

Si no sabes cómo decorar tus bolígrafos, es muy fácil hacerlo con estos modelos personalizados, porque podrás diseñarlo cien por cien a tu gusto. Lo querrás llevar siempre contigo.

En esta sección, hemos recopilado nuestros diferentes modelos de bolígrafos personalizados baratos y los grabados. Nos gusta separarlos en dos bloques bien diferenciados:

  • Bolígrafos promocionales o publicitarios: son los más económicos y son ideal como detalle en eventos promocionales, congresos, galas… Es habitual que su diseño sea más corporativo, es decir, con el diseño o logo de una empresa, por ejemplo. Disponemos de descuentos por cantidad, es decir, que cuantas más unidades iguales pidas, más baratas salen cada unidad.
  • Bolígrafos grabados: este modelo es mucho más elegante y sobrio, por lo que suelen entregarse en ocasiones más especiales como el Día de la Madre o del Padre, en cumpleaños, como detalle de jubilación, etc. Se personalizan mediante grabado y, normalmente, se suele poner una fecha o un texto especial. Es un detalle práctico y resulta un detalle muy personal, porque no habrá otro igual. Se entregan en estuches de alta calidad con cierre imantada, lo que da un aspecto y un empaque sensacional al regalo.

Cómo quitar las manchas de bolígrafo de la ropa

A la hora de limpiar las manchas de tinta de bolígrafo sobre la ropa, muchas personas optan por trucos caseros que no suelen fallar. Cuando la tinta aún está fresca, solo necesitarás coger un paño limpio y eliminar la mayor cantidad posible.

Aunque el truco más antiguo e infalible es el de usar leche para eliminar la tinta completamente de la ropa. Hay que calentar un poco de leche, sin llegar a hervir, y se pone en un recipiente junto con la prenda y la dejas toda la noche. Cuando te levantes, frota la mancha con las manos hasta que se elimine e introdúcela en la lavadora como si fuera un lavado normal. Al sacarla y secarla no habrá ni rastro.